banner tienda el laberinto del sexo

Por todos es conocido que existen multitud de enfermedades de transmisión sexual. Muchas de ellas son auténticas desconocidas. Otras, sin embargo, ni siquiera se tienen en cuenta a la hora de practicar sexo. Por ello, hoy queremos recoger brevemente las enfermedades de transmisión sexual que debes conocer para practicar sexo sin riesgo.

 

QUÉ SON LAS ENFERMEDADES DE TRANSMISIÓN SEXUAL O ETS

Vamos a empezar por el principio. Las enfermedades de transmisión o ETS son infecciones que son contagiadas en la práctica del sexo. Hay que tener en cuenta que estas enfermedades se transmiten, no solo por vía vaginal, también por la práctica del sexo anal e, incluso, del sexo oral. Por eso, es necesario que se conozcan a fondo y, sobre todo, cuándo nos encontramos en situación de riesgo para poder contraer una de estas enfermedades.

Debes de tener en cuenta que cualquier persona puede ser portadora de una ETS. Por eso, es posible que las enfermedades de transmisión sexual las puedas contraer con personas que, aparentemente, parecen sanas. Además, estas personas puede que ni siquiera sepan que tienen una ETS ya que la pueden haber contraído la enfermedad en otras relaciones sexuales anteriores. Por ello, hay que evitar lo máximo posible ponernos en situación de riesgo. Así, podremos estar tranquilos o tranquilas en las prácticas sexuales.

Una de las últimas campañas de durex recoge muy bien este hecho:

 

CÓMO PUEDO SABER QUE TENGO UNA ETS

Dependiendo del tipo de ETS que tengas, sus síntomas pueden ser muy diversos. Incluso, hay enfermedades de transmisión sexual que no presentan síntomas hasta que la situación sea más grave. Aun así, estos son los signos y síntomas más comunes que pueden avisarnos de que nos hemos contagiado de una ETS:

  • Llagas o protuberancias en los genitales o en la zona bucal o rectal.
  • Dolor o ardor al orinar.
  • Secreción del pene.
  • Flujo vaginal con mal olor u olor inusual.
  • Sangrado vaginal fuera de lo normal.
  • Dolor durante las relaciones sexuales.
  • Ganglios linfáticos inflamados y doloridos, particularmente en la ingle, pero otras veces más generalizado.
  • Dolor en la parte baja del abdomen.
  • Fiebre.
  • Erupción cutánea en el tronco, manos o pies.

Ante cualquier sospecha de que podamos tener una ETS, no debemos tener miedo en consultar con nuestro médico o médica de referencia. Solo los o las especialistas pueden determinar si realmente tenemos una ETS o no. Sobre todo, hacemos hincapié si realmente has mantenido relaciones sexuales con riesgo ya que la probabilidad de haber contraído una ETS es mucho mayor.

 

QUÉ FACTORES DE RIESGO ESTÁN DETRÁS DE LAS ENFERMEDADES DE TRANSMISIÓN SEXUAL

Son varios los factores que están detrás de la transmisión de enfermedades de transmisión sexual. Así que si eres una persona sexualmente activa debes de prestar mucha atención a los siguientes factores de riesgo:

  • Mantener relaciones sexuales sin protección. Es la más común. Una penetración o felación sin protección puede contagiar una ETS. Así que no dejes que te vendan la moto y usa condón en tus relaciones.
  • Mantener relaciones sexuales con varias parejas. Otra situación de mucho riesgo es cuando practicamos sexo con varias personas en un período de tiempo. Esto, además de riesgo para nosotros, es mucho riesgo para contagiar a otras personas. Igualmente, siempre usad condón.
  • Haber tenido antes una ETS. Si, anteriormente, has sufrido alguna ETS, estate siempre alerta porque eres más propenso o propensa a volver a tenerla.
  • El sexo sin consentimiento. Es la peor de todas. No está de más recalcarla porque si sufres algún abuso de algún tipo es muy recomendable que te realices las pruebas necesarias.
  • Tener una edad entre 15 y 24 años. Esto es debido a que la mayor incidencia de las enfermedades de transmisión sexual está entre jóvenes en ese rango de edad. Aun así, no dejes de estar alerta.

 

LAS 12 ENFERMEDADES DE TRANSMISIÓN SEXUAL MÁS COMUNES

Sabiendo ya que es una ETS, cuáles son los factores de riesgo y cómo sé si tengo o no una ETS, es hora de citar las 12 enfermedades de transmisión sexual más comunes:

  • Es una ETS muy común causada por una infección bacteriana. A menudo no presenta síntomas, pero es fácil de tratar una vez diagnosticada.
  • Verrugas genitales. Son protuberancias en la piel del área genital y alrededor del ano. Son causadas por ciertos tipos de virus del papiloma humano (VPH).
  • Es una ETS común causada por una infección bacteriana. A menudo no presenta síntomas, pero es fácil de tratar una vez diagnosticada.
  • Hepatitis B. Es un virus que puede causar enfermedad hepática y que se transmite a través de las relaciones sexuales o por compartir elementos de higiene como rasuradoras o cepillos dentales.
  • Es una ETS común que infecta la boca y/o los genitales. Causa llagas o ampollas. No existe una cura, pero se pueden tratar los síntomas.
  • VIH/SIDA. El VIH es una infección que destruye el sistema inmunológico y puede llevar a tener SIDA. No existe cura, pero el tratamiento te puede ayudar a mantenerte sano.
  • Virus del papiloma humano (VPH). Es una ETS muy común, generalmente inofensiva y que desaparece espontáneamente. Algunos tipos pueden llevar al cáncer.
  • Molluscum contagiosum. Es una infección que produce pequeñas protuberancias en la piel. Desaparece por sí misma y, generalmente, no es peligrosa.
  • Piojos púbicos. También llamados “ladillas”. Son pequeños parásitos que se adhieren a la piel y al vello del área genital. Se eliminan fácilmente con un tratamiento que puedes adquirir en la farmacia.
  • La sarna son pequeños parásitos que causan picazón. Se transmite por contacto de piel a piel, usualmente durante el sexo. Se puede curar.
  • Sífilis. La sífilis es una infección bacteriana común. Se cura fácilmente con medicamentos, pero puede ser peligrosa si no se trata.
  • La tricomoniasis es una de las grandes causantes de la vaginitis. Es muy común y se trata fácilmente.

 

CÓMO PREVENIR LAS ENFERMEDADES DE TRANSMISIÓN SEXUAL

Prevenir antes la infección de una ETS es algo muy sencillo. Todo depende de lo cautos o cautas que seamos. Siempre debemos de estar alerta para evitarnos situaciones no deseadas. Así que, protégete siempre en tus relaciones sexuales. Sobre todo, cuando no sea tu pareja estable (el riesgo disminuye notablemente pero no estamos exentos o exentas).

Los métodos anticonceptivos son buenos para evitar embarazos no deseados. Sin embargo, el único método anticonceptivo que nos previene de las enfermedades de transmisión sexual es el condón. A pesar de ello, hay otra serie de enfermedades de transmisión sexual que no se evitan ni con el condón ya que, por ejemplo, la sarna o loa piojos se contagian por contacto con la piel.

Así que, si consideras que puedes estar en riesgo, es recomendable parad el acto sexual y evitar riesgos innecesarios. Es mejor parar que lamentar luego. Por eso, la mayor arma contra las enfermedades de transmisión sexual somos nosotros/nosotras mismos/mismas que debemos evitar las situaciones de riesgo para disfrutar del sexo como nos merecemos.

Si crees que has contraído una ETS o has mantenido relaciones sexuales con factores de riesgo, no dudes en visitar a tu médico o médica y que te asesore al respecto.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies

20% DE DESCUENTO POR TU SUSCRIPCIÓN

Si te suscribes a nuestra newsletter prometemos no ser pesados ni aburridos. Estarás informado de todas las novedades, promociones y regalos. Además, recibirás ofertas especiales solo por ser miembro de nuestra newsletter. ¿Qué más se puede pedir? No lo pienses, simpre tienes tiempo de eliminar tu suscripción. Ahora, por tu registro, recibirás un 20% de descuento en todos los productos de nuestra tienda online.

¡Ya estamos casi conectados! Revisa la bandeja de entrada de tu cuenta de correo electrónico para continuar con la suscripción.